Uncategorized

El beso de Sergio Ramos y Pilar Rubio recién casados: “Estamos muy felices”

Banco Activo, Venezuela, Caracas, Miami, Estados Unidos, Activo International
Netblocks confirmó el bloqueo de Google, Instagram y YouTube durante discurso de Guaidó en Mérida #15Jun

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Por fin ha llegado el ‘sí, quiero’ esperado entre Sergio Ramos y Pilar Rubio. Ambos se han hecho esperar este sábado en la catedral de Sevilla. Con la ceremonia prevista alrededor de las 17.00 horas, no ha sido hasta bien pasadas las 18.00 cuando han hecho acto de presencia antes los cientos de personas que esperaban a las puertas del templo hispalense.

La boda del año ha comenzado bien pasadas las 18.00 de la tarde de este sábado y no ha sido hasta alrededor de las 19.15 cuando los novios han salido de la catedral para saludar a los asistentes y posar ante los medios, a los que han dedicado un beso y un escueto “estamos muy felices”.

Al enlace estaban invitadas casi 500 personas. Una lista digna de una boda a la altura de muy pocos y a la que no han faltado numerosos futbolistas (de Real Madrid, Atlético, Barça, Betis…), en activo y retirados, gente del mundo de la televisión (como los compañeros de Pilar Rubio en El Hormiguero), famosos y, por supuesto, familiares.

Sergio Ramos y Pilar Rubio se casaron en la capital andaluza, como era deseo expreso del futbolista, de 33 años. El sacramento matrimonial se ha llevado a cabo en la Capilla Real de la Catedral, dado que el altar mayor solo se destina a enlaces de la realeza. Se han dado el ‘sí, quiero’ frente a la Virgen de los Reyes, patrona de la ciudad hispalense, y lugar donde está situado el cuerpo incorrupto de San Fernando, otrora rey Fernando III, a su vez patrón de Sevilla.

Aunque tuvieran que pedir cita un año antes (una vez abierto el libro de matrimonios) para consultar la disponibilidad, el inesperado precio final ha sido de 175 euros, que incluye los adornos florales. Sin embargo, la pareja ha optado por usar los propios y gastar algo más para que ni el más mínimo detalle esté pasado por alto