Economía

reciclate | Cuba en el Mundial de Tango 2019

Nuevos Vecinos, Madrid, España
Ampliación de la vía Cali - Jamundí tendrá una adición de $25.000 millones

Irma Beatriz Peniche y Enrique Guisado, cubanos en el Mundial de Tango. Foto: Cortesía de Barbara Cicero Con la participación de una pareja cubana en el Campeonato Mundial de Tango 2019, efectuado en Buenos Aires, los aficionados a la danza en la Isla caribeña tuvieron la posibilidad de confrontar la manera singular de apropiarse de uno de los géneros bailables de mayor irradiación internacional.

Irma Beatriz Peniche Silva y Enrique Guisado Triay intervinieron en la categoría de Tango Pista, luego de haber previamente clasificado en el Primer Campeonato de Tango del Caribe, con sede en La Habana en julio, donde conquistaron el primer lugar entre 15 dúos de la región.

La convocatoria homologó al área caribeña con otras del orbe, donde se organizan habitualmente  este tipo de certámenes de cara a la cumbre bonaerense, cuyo nombre oficial fue Festival y Mundial de Tango 2019.

«Cuba es una sede inmejorable –apuntó la italiana Barbara Cicero, quien junto a la cubana Yailet Suárez fungió como coordinadora de la competición, con el apoyo de la industria turística nacional–; aquí existe una extraordinaria tradición de bailes populares y el gusto por la danza forma parte de la identidad cubana, de modo que no es extraño que también haya afinidad con el tango».

En la modalidad de Tango Pista, el ruso Maxim Guerásimov y la argentina Agustina Piaggio alcanzaron el premio mayor, entre 40 parejas procedentes de Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Colombia, España, Países Bajos, Uruguay, Egipto, Japón, China, y por supuesto Argentina, seleccionadas entre más de 1 500 concursantes en las eliminatorias zonales.

A diferencia de la modalidad Tango Escenario, que privilegia la invención coreográfica, en el reglamento del Tango Pista los bailarines no pueden separarse mientras dure la música, el cuerpo de uno de los integrantes de la pareja debe estar contenido en todo momento por el abrazo del otro.

Para Irma y Enrique fue una experiencia inolvidable su asistencia al Mundial. «Nos formamos como pareja casualmente, puesto que cada quien sentía afición por el tango, pero no nos conocíamos», confesó Enrique Guisado, quien agregó: «A mí me gusta más el baile del Tango Pista; es más íntimo, más sentido, y los cubanos acentuamos la expresión corporal a nivel de torso y rostro; eso nos distingue».

Al felicitar a la pareja. Javier Figueroa, embajador de Buenos Aires en La Habana, resaltó el fervor con que «ustedes han hecho suyo el tango y estoy seguro de que más temprano que tarde habrá campeones cubanos».